2 de junio, 2020
Tecnología
CULTURA DIGITAL

Coronavirus, empresas y clientes conectados

La relación entre empresas y clientes ha cambiado con los avances tecnológicos de los últimos años favoreciendo a la interconexión, unión de vínculos y al aprendizaje mutuo.

El cambio de la veracidad de la información ha tenido un gran impacto en los comportamientos de los consumidores que es irreversible. Las empresas que brinden rapidez, personalización y estén alineadas a las nuevas tecnologías lograrán captar la atención de estos consumidores.
Uno de los principales objetivos de los negocios es comprender a sus clientes definiendo productos y servicios a justados a sus necesidades. Escuchar las dudas y sugerencias; tratarlos adecuadamente y hacerlos sentir parte de la compañía hará que los clientes se vuelvan fieles.
Brindar un servicio efectivo puede llegar a ser una gran ventaja competitiva junto con la tecnología necesaria para lograr que los procesos sean rápidos y seguros. Las empresas que aprovechen la tecnología como una herramienta competitiva estarán más cerca del éxito. 
Debe existir una relación abierta entre la empresa y los consumidores para que puedan conocer las necesidades y requerimientos del mercado. Los clientes satisfechos serán conscientes de su importancia para la empresa generando el proceso de fidelización y serán de referencia para clientes potenciales.
La tecnología de hoy permite un nivel de conocimiento de las empresas en sí mismas y de los clientes como nunca antes. Las decisiones de negocio se toman de manera mucho más informada y ayudan a personalizar la relación con el cliente. 
Otras tendencias son la “Veracidad del dato”, que pone de relieve la importancia de las confianza y la vulnerabilidad que suponen los datos falsos, manipulados y sesgados, y la “Empresa sin fricción”, que apunta que las compañías dependen de colaboraciones basadas en la tecnología para crecer, pero sus sistemas tradicionales no están diseñados para hacer posibles las colaboraciones a escala.
La esfera empresarial y social, al igual que la física y digital, están confluyendo rápidamente. La transformación digital conlleva un cambio cultural y social. Los consumidores, clientes y ciudadanos tienen cada vez mayores exigencias en todos y cada uno de estos planos.

Fuente: Oliver