27 de enero, 2020
Eventos
CONGRESO IMAGINA – PANEL SOCIAL

Mayra Arena: “me parece una locura que tengamos pobres en la Argentina”

Mayra Arena es la joven que se hizo conocida por su charla Tedex: “¿Que tenemos los pobres en la cabeza?. Ella tiene 27 años, está casada, tiene dos hijos de 12 y 13, un nene y una nena quienes están en el secundario y se autodefine así: “soy muy nacionalista, antes era más agresiva, la educación me ha hecho más civilizada, soy una nacionalista mansa, siempre con el celeste y blanca como bandera por sobre todas las cosas”.

¿Cómo te gustaría que fuera el sistema educativo en la Argentina?
A mí me gustaría una reforma educativa de arriba abajo, totalmente preparada para el siglo 21. En las zonas más pobres del país yo la haría doble turno y que la escuela dé almuerzo, desayuno y merienda, me parece fundamental si queremos el día de mañana una juventud que esté capacitada, educada, civilizada y bien alimentada. Eso es fundamental, la infancia. 
En cuanto a los adultos me parece que es necesario tener buenos salarios por una cuestión moral, no sólo porque todos tenemos derecho a ganar un buen sueldo, sino por una cuestión estratégica económica, que es que el trabajador asalariado tiene para consumir, genera trabajo, genera consumo, genera industria y se cae en un círculo positivo de crecimiento que me parece fundamental. Es el derrame de los trabajadores hacia los trabajadores.

¿Qué cambio en tu vida, a partir del video donde lograste llegar con tu mensaje a mucha gente?
Después del video viral, hoy me dedico a esto, a dar charlas, soy una privilegiada que recorre el interior del país conociendo las distintas pobrezas que es algo que me apasiona, porque nada tiene que ver un pobre del norte, con uno del sur o uno de la capital, con uno del interior profundo y me parece que entender las mentalidades de los distintos pobres que tenemos en la Argentina es importante si queremos erradicar la pobreza en unos años.

¿Qué te gustaría para tus hijos, para su vida?
Creo que los padres que tuvimos tantas necesidades, corremos un riesgo y es el de darles todo a nuestros hijos, por ese miedo que a nosotros nos faltó tanto y no queremos que les falte nada. Y yo la verdad los cuido mucho de eso, me parece que hay que tener los pies sobre la tierra, sin hacerlos sufrir, ni pasar necesidades, tienen lo que todos los chicos de su edad tienen, pero sin salir corriendo a buscarlo, sin premiarlos cuando no hay que premiarlos y con un sentido del valor de las cosas que se los recalco y lo tienen muy presente. Creo que es difícil encontrar el equilibrio entre no darles o darles y que valoren, pero tenemos que tratar de encontrarlo porque sino tenés hijos que no valoran el sacrificio que hicieron sus padres para darle esa realidad.