15 de octubre, 2019
Consumo
Fundación Río Cuarto 2030

Río Cuarto ¿ciudad turística?

Un análisis conjunto entre diversos sectores permitió conocer la realidad del turismo en nuestra ciudad y generar propuestas para lograr un mayor turismo receptivo.

Río Cuarto posee un marcado turismo de emisión. Pero la ubicación geográfica en el mapa nacional, la actividad agroalimentaria, la conformación como centro comercial y de servicios regionales y la importante presencia del sector académico como el de salud, son condiciones propicias para que nuestra ciudad pueda generar una estrategia de turismo receptivo en el largo plazo.
Esto surgió como conclusión de un Informe de turismo elaborado por la Fundación Río Cuarto 2030 a partir de reuniones con distintos sectores vinculados al turismo local como la Cámara de Hoteleros Gastronómicos, la Cámara de Agencias de Viajes, empresas dedicadas a la organización de eventos, CECIS, CAME, entre otros. En dicha oportunidad, se analizaron  las problemáticas que atraviesa el sector, la interacción con  otros sectores y la industria turística local hacia el futuro.

Conclusiones 
Se pudo conocer que una de las dificultades del turismo local es la baja pernoctación de visitantes en la ciudad, por lo que se analizó la posibilidad de generar eventos de mayor duración en el tiempo para incentivar a la gente a permanecer y consumir en la ciudad. Sin embargo, también en este punto se debatió respecto a la infraestructura existente y necesaria para esos eventos a lo largo del año, y si Río Cuarto compite para buscar nuevos eventos.
“En todos estos temas es disímil el enfoque entre los distintos sectores”, dijo Gastón Chiesa, titular de la Fundación. Y agregó que “los sectores trabajan de algún modo intrasector”, es decir, no en equipo. “Quizá este sea un punto a considerar como desafío para poder generar turismo a nivel local”. 
Por otro lado, la competencia informal en el sector hotelero representa una de las mayores amenazas y se acentúa por la falta de controles.
“Las visitas turísticas a nuestra ciudad provienen principalmente de la región, en segundo lugar de importancia están los turistas del resto de la provincia de Córdoba, zona de cuyo, el resto del país y algunos extranjeros”, dijo Chiesa.
En cuanto a los motivos de consulta en los Centros de Información Turística (CIT) prevalecen las preguntas sobre cómo llegar a algún lugar, cómo moverse dentro de la ciudad y el tema alojamiento y gastronomía.  Luego le siguen las averiguaciones por todo el valle serrano cercano a Río Cuarto (Achiras, Alpa Corral, Las Albahacas, etc.). “En este sentido también es un buen desafío poder incluir a las sierras como un ambiente natural, ya que Río Cuarto no tiene esa condición de ciudad turística con atractivo natural, más allá de nuestro río. Con lo cual hay que generar ese proceso de inversión”, sostiene Chiesa. 

Desafíos 
Desde la fundación consideran que el desafío es empezar a generar los indicadores que muestren cuál es el impacto de la actividad turística. “Y esos indicadores deberían estar pensados en ver qué actividades mueve el turismo en la ciudad, y el impacto del turismo en esas actividades. Así poder generar las condiciones para que Río Cuarto sea mucho más receptiva de lo que hoy es”, remarcó.