30 de septiembre, 2020
Salud
NUTRICIÓN Y EMOCIONES

¿Una balanza define quiénes somos?

¿Con qué nos queremos quedar después de la pandemia? Cada vez es más frecuente escuchar a muchas personas preocupadas por el aumento de peso durante la cuarentena, relacionádolo principalmente con la imagen corporal y apareciendo entre las preguntas más recurrentes: ¿cómo bajar de peso en poco tiempo? ¿cómo llegar en forma al verano?

Si bien el aumento de peso puede estar asociado con pasar más tiempo en casa, podríamos pensar en éste tiempo disponible como una oportunidad para reflexionar cómo nos relacionamos con la comida y el cuerpo desde un lugar más agradable, cuestionando de dónde vienen esos discursos sobre la salud, la alimentación y el cuerpo que obedecemos.

Empecemos por desandar la noción de ‘alimentos’ como sustancias que únicamente nutren y dan energía, para acercarnos a una visión más integral de los mismos, entendiendo que lo que comemos y el modo que lo hacemos tienen que ver con muchas cuestiones como son: la historia personal, los recuerdos que se activan con ciertas comidas, el modo en que preparamos los alimentos, los sentidos corporales que se ponen en juego al momento de comer, las personas con quienes compartimos la mesa, entre otros aspectos.

En la misma sintonía, estamos acostumbrados a evaluarnos desde la condición física: ¿cómo se ve nuestro cuerpo? Así, lo reducimos a un objeto visible que sólo tiene valor por su aspecto físico, pasando por alto muchas vivencias corporales que se traman a lo largo del tiempo y configuran nuestra forma de ser, pensar y actuar.

En este sentido, propongo que atravesemos este momento desde un lugar más empático con quienes nos rodean y con el ánimo para permitirnos deconstruir tanta información que circula sobre lo que “debemos” comer y la forma en que tiene que lucir nuestro cuerpo. Que en este proceso, podamos mirar hacia adentro y descubrir qué aprendimos, qué sentimos y con qué nos queremos quedar una vez que esto pase (procurando que el número de la balanza no nos defina como personas).

 

Por Agustina Pécora

Lic. en Nutrición