30 de junio, 2022
Salud
OFTALMOLOGÍA

Prevención del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular muy importante a la hora de prevenir complicaciones graves en la vista. Entre un 1,5% y un 2% de la población de más de 40 años la padece en el mundo y aumenta su gravedad a medida que pasan los años. Es la segunda causa de ceguera entre los seres humanos, aunque puede evitarse si te toman recaudos a tiempo: diagnosticando y tratando la enfermedad de forma adecuada.

Lo grave de esta afección es que es asintomática (hasta fases avanzadas), produciendo una pérdida del campo de la visión y suele cursar de manera progresiva, crónica y, lo más fundamental, irreversible. Es para tomar recaudos, pero no para alarmarse, ya que la medicina actual cuenta con herramientas adecuadas y eficientes para revertir esta situación. Generalmente, se la asocia con una presión ocular alta.

Algunas formas de glaucoma agudas, rápidas, suelen venir acompañadas de dolor y pérdida de visión; son las menos frecuentes. En este tipo de glaucoma la presión ocular aumenta rápidamente debida a la forma del ojo, que se la conoce como “glaucoma primario de ángulo cerrado” o el secundario ligado a una inflamación, traumatismo o alguna otra enfermedad ocular.

Los factores de riesgo más comunes que contribuyen a la aparición del glaucoma son: la presión ocular elevada (la más importante), la predisposición genética o los factores vasculares que influyen, en distinta medida, en cada paciente.

Los tipos de glaucoma que se destacan son:

- El glaucoma primario de ángulo abierto, que es el más frecuente; suele aparecer a partir de los 40 años, tiene una evolución lenta y no presenta síntomas hasta estadios finales que es cuando se produce pérdida de visión. El diagnóstico suele darse en controles de rutina en la consulta común oftalmólogo.

- El glaucoma de ángulo cerrado que puede presentarse de forma crónica o aguda. Suele cursarse con un gran dolor en los ojos, enrojecimiento del globo ocular y visión borrosa, por lo que, la mayoría de los pacientes, llegan a acudir a urgencias donde se les realiza el diagnóstico. Es una enfermedad grave con alto riesgo de pérdida de la visión. Se puede evitar con un diagnóstico rápido y con un tratamiento láser preventivo.

- Los glaucomas secundarios tienen una causa concreta: con frecuencia, otra enfermedad ocular que genera la elevación de la presión. Entre ellos se destacan el glaucoma pigmentario, pseudoexfoliativo (asociado a inflamación), secundario al tratamiento con corticoides, neovascular, entre otros.

- El glaucoma congénito se presenta en los primeros días o meses de vida del paciente y es secundario a anomalías del ojo mientras el feto se desarrolla.

A tener en cuenta: existe entre un 4% Y UN 16% de riesgo de desarrollar la enfermedad en caso de que algún familiar directo (padre, madre y/o hermanos) lo padezcan. En los afroamericanos la incidencia del glaucoma es mayor que en las personas de raza blanca y se presenta en forma precoz y más agresiva.

Las personas que tengan más riesgos de padecer el glaucoma deberían someterse a una evaluación oftalmológica para descartar o facilitar el diagnóstico precoz de la enfermedad. En caso de haber sido diagnosticado, es importante recomendarle a los familiares directos realizarse chequeos y cumplir con la prescripción indicada.

El diagnóstico del glaucoma se realiza a través de una exploración oftalmológica completa para evaluar la presión intraocular, el estado del nervio óptico y la función del mismo. Se hacen pruebas de Tonometría (análisis de la presión ocular), Campimetría (exploración del campo visual), exploración detallada de la papila y de la capa de fibras nerviosas mediante lámpara de hendidura, entre otras.

El tratamiento principal es médico y consiste en la instilación de gotas en el globo ocular mediante colirios que contienen diferentes fármacos que ayudan a disminuir la presión intraocular. Si no se cumple el tratamiento de manera estricta, la evolución de la enfermedad es peor. Es útil también el tratamiento con láser para el cual existen diferentes tipos.

En Jaule Oftalmología, se ha incorporado, recientemente, un nuevo profesional especialista en Glaucoma, el Dr. Osvaldo Cuello (MP 25863 y ME 9893), un reconocido especialista en la materia, actualmente integrante de la ASAG (Asociación Argentina de Glaucoma) y docente de Post Grado de Glaucoma de la Universidad Católica de Bs. As., quién recomienda seguir paso a paso las indicaciones del oftalmólogo que le haya indicado un tratamiento específico, hacerse un chequeo general para evitar cualquier problema que, teniendo solución, puede resultar grave para la visión, hasta llegar a perder la vista, por el solo hecho de no tomar con la seriedad necesaria las recomendaciones médicas. Es imperativo entender los inconvenientes de una mala visión para la vida cotidiana, trabajo, esparcimiento, educación. Un ser humano responsable con su salud, es un ser humano con mejor calidad de vida.

Para solicitar un turno con el Dr. Cuello, puede hacerlo desde el sitio web www.jauleoftalmologia.com y ahí acceder al contacto por WhatsApp o reservar directamente en el turnero on-line.