21 de junio, 2024
AGRO
Expo Otoño SRRC

La Ganadería en Río Cuarto: Desafíos y Proyecciones

Omar Barlasina, Vocal Titular de la Sociedad Rural de Río Cuarto, analiza el estado actual de la ganadería en la región, los retos que enfrenta el sector y las perspectivas a futuro.

Revista Breves Empresarial (RBE): Buenos días, Omar. Gracias por recibirnos. Para comenzar, ¿podrías contarnos un poco sobre la situación actual de la ganadería en la región de Río Cuarto?

Omar Barlasina (OB): Buenos días. Claro, con gusto. La ganadería en Río Cuarto está pasando por un momento interesante pero desafiante. Ayer fue el día de ingreso de los animales y hoy estamos en plena jura. Tenemos alrededor de 1500 animales en total, con 500 en concurso, incluyendo novillos gordos, vaquillonas gordas y terneros de destete. Esto refleja una buena participación y un esfuerzo por parte de los criadores locales para agruparse y presentar sus mejores ejemplares.

RBE: ¿Cómo ves la situación a nivel nacional en cuanto a la cantidad de animales? ¿Estamos creciendo o estancados?

OB: A nivel nacional, estamos bastante estancados. Las cifras oficiales rondan los 45 o 46 millones de cabezas, y esta cantidad no ha variado mucho desde los años 60. Nos cuesta despegar y proyectar a futuro, principalmente porque la ganadería requiere de proyecciones a mínimo 3 o 4 años, y los cambios constantes en las políticas no nos permiten tener esa estabilidad necesaria.

RBE: Hablando de proyecciones, ¿qué desafíos enfrentan los ganaderos en la actualidad?

OB: Uno de los mayores desafíos es la falta de previsibilidad en las políticas públicas. Necesitamos políticas estables y a largo plazo para poder hacer proyecciones y planificar. Además, hay desafíos climáticos y económicos que afectan la producción. La falta de acceso a financiamiento adecuado también es un gran obstáculo para muchos productores.

RBE: Mencionaste la esperanza de que los mercados estén más liberados. ¿Cómo crees que esto afectará al sector ganadero?

OB: La liberación de los mercados puede ser una gran oportunidad para el sector. Nos permitiría acceder a más mercados internacionales y mejorar nuestros precios. Sin embargo, esto debe ir acompañado de políticas que apoyen al productor local y faciliten la exportación. Necesitamos un entorno donde se fomente la inversión y se reduzcan las cargas impositivas que actualmente nos afectan.

RBE: Hablando de cargas impositivas, ¿qué opinas de las recientes declaraciones del presidente sobre la reducción de retenciones?

OB: Las declaraciones del presidente sobre la reducción de retenciones son alentadoras, pero deben ser tomadas con cautela. Es un proceso complejo y hasta que no encontremos un reemplazo para esos ingresos fiscales, será difícil implementarlo completamente. Creo que se puede hacer por segmentos y porcentajes, pero llevará tiempo. Lo importante es que haya un compromiso real y una hoja de ruta clara para lograrlo.

RBE: El precio de la carne ha sido un tema candente. ¿Cómo ha afectado esto a los productores y consumidores?

OB: El precio de la carne ha tenido altibajos. Hubo un momento en que subió mucho y se esperaba que subiera más, pero luego bajó. Esto afectó las ventas en mostrador, que cayeron un 20 o 30%. La realidad es que hoy la carne no está cara en comparación con otros productos, pero la gente no tiene plata. Este frenazo en el consumo es un reflejo de la situación económica general. Si los ingresos de las personas mejoran, el consumo de carne también lo hará.

RBE: ¿Qué estrategias están implementando los productores para adaptarse a esta situación?

OB: Muchos productores están enfocándose en mejorar la eficiencia de sus operaciones y en la calidad de sus productos. Agruparse y trabajar en conjunto también es una estrategia importante. Estamos viendo más cooperación entre productores para compartir recursos y conocimientos. Además, hay un enfoque creciente en la innovación y la adopción de nuevas tecnologías para mejorar la producción y reducir costos.

RBE: ¿Podrías darnos algún ejemplo de innovación en el sector?

OB: Claro, un buen ejemplo es el

uso de tecnología de precisión en la agricultura y ganadería. Estamos hablando de sistemas de riego automatizados, sensores para monitorear la salud y el bienestar del ganado, y software de gestión que ayuda a optimizar todo el proceso productivo. Estas tecnologías no solo aumentan la eficiencia, sino que también mejoran la sostenibilidad y reducen el impacto ambiental de nuestras operaciones.

RBE: Mencionaste la sostenibilidad. ¿Cómo están abordando este aspecto los ganaderos en Río Cuarto?

OB: La sostenibilidad es un tema cada vez más importante para nosotros. Muchos ganaderos están adoptando prácticas más sostenibles, como la rotación de pasturas, el manejo adecuado de los residuos y la reducción del uso de químicos. Además, estamos promoviendo la ganadería regenerativa, que se enfoca en mejorar la salud del suelo y la biodiversidad, lo que a su vez mejora la producción a largo plazo.

RBE: ¿Cómo ves el futuro de la ganadería en la región y en el país?

OB: Soy optimista sobre el futuro, pero consciente de los desafíos. Si logramos tener políticas estables y un entorno económico favorable, la ganadería en Río Cuarto y en todo el país puede crecer y prosperar. Tenemos un gran potencial, tanto en términos de calidad como de cantidad, y con el apoyo adecuado, podemos competir en los mercados internacionales y seguir siendo un pilar importante de la economía argentina.

RBE: Para finalizar, ¿qué mensaje le darías a los jóvenes que están interesados en entrar al sector ganadero?

OB: Les diría que la ganadería es una actividad apasionante y llena de oportunidades. Es un sector que requiere compromiso y trabajo duro, pero también ofrece muchas recompensas. Los animo a que se formen, adopten nuevas tecnologías y busquen siempre innovar. La ganadería tiene un futuro prometedor, y necesitamos a las nuevas generaciones para seguir adelante.