5 de diciembre, 2022
ECONOMÍA
ENTREVISTA

“El gobierno tiene herramientas muy escazas para enfrentar la inflación”

Alta inflación en los próximos meses, sin recuperación del poder adquisitivo de millones de personas, enfriamiento de la economía y posible escenario recesivo... es la receta del FMI para enfrentar las cosas en Argentina. El análisis del economista y consultor, Carlos Seggiaro.

Falta poco tiempo para que termine el año, pero en dos meses pueden pasar muchas cosas en Argentina, a nivel político, económico y social. Carlos Seggiaro, economista, resume los últimos datos económicos del país…
“La economía argentina está entrando en un proceso de desaceleración que es parte de lo que estaba planificado en el acuerdo con el FMI. El Fondo Monetario dio el visto bueno a la segunda revisión trimestral pero la hoja de ruta de alguna manera está planteada”. 

¿Y cuál es el plan entonces?
Muchos piensan que el gobierno no tiene un plan económico, yo creo que sí lo tiene. Ese plan es el acuerdo con el FMI, a tres años, con contiene objetivos monetarios, fiscales, cambiarios y también antinflacionarios, solamente que de manera progresiva.

De alguna manera el Fondo Monetario dice “si el gobierno argentino en estos tres años hace lo que está puesto en el acuerdo, la inflación en el 2025 sería del 25%”. El FMI en sus textos reconocía que la inflación era multicausal pero su planteo de hace unos días refuerza la idea de políticas monetarias mono causal. Le pide al gobierno argentino que avance más en el ajuste fiscal, que aumente las tasas de interés en el sistema financiero, que disminuya los niveles de emisión y que financie su déficit saliendo a buscar plata al mercado. 
Esa presión del fondo repercute en el hogar de cada argentino o en cada una de las empresas...
Por supuesto, porque el gobierno argentino tiene herramientas muy escazas para enfrentar la inflación. Una de ellas es subir la tasa de interés en el sistema financiero, lo mismo que está haciendo EE.UU. Es decir, son estrategias de manual para enfrentar la inflación y sumamente ortodoxas, que además generan un enfriamiento de la economía. 

¿Hacia dónde va la economía en los próximos meses?
La inflación va a seguir siendo elevada, en torno al 100% anual, la que calcula el INDEC, que no está lejos de las que calculan las consultoras privadas. Con una inflación de esas características la recuperación del poder adquisitivo de millones de personas es casi una utopía. Más allá de que algunos gremios puedan conseguir recuperar ese poder, la mayor parte de la sociedad no. Y en ese punto está claro que todo conduce a un enfriamiento mismo de la economía. 

¿Se puede hablar de recesión?
Yo usaría una palabra más elegante, “desaceleración”. Hay un escenario de desaceleración que podría conducir a un escenario recesivo en algún momento de la primera parte del año que viene.
El gobierno presenta un presupuesto donde dice que la inflación del año próximo será del 60%, mientras que muchas consultoras privadas dicen que será del 70%. Es un número inmensamente alto. Yo no veo una inflación más alta que la de este año. Yo creo que efectivamente va a disminuir, los precios van a seguir subiendo. La inflación en Argentina tiene una aceleración que lleva más de una década. Nadie puede plantear que el gobierno deba resolverlo en tres o cuatro meses. 

¿Cuáles serían las perspectivas para el 2023, considerando que será un año electoral?
El escenario inflacionario en Argentina el año que viene puede ir por un camino de desaceleración. Si la economía argentina está en un proceso de enfriamiento y puede llegar a un proceso recesivo, con tasas de interés altísimas, un nivel de consumo amesetado, me queda claro que la inflación se va a ir descomprimiendo. No sé cuándo la Argentina va a tener una inflación de un solo dígito, pero no creo que sea en esta década.
Lo planteado en el acuerdo con el FMI técnicamente cierra, pero la pregunta es si cierra políticamente, de cara a un año electoral. Esa pregunta se hace el FMI en su texto último, si el gobierno podrá continuar con la política económica planteada en el acuerdo.  Aunque yo creo que hay muy poco margen para salirse del acuerdo con el Fondo Monetario.