Seguinos:       

Energías renovables
CRISIS Y OPORTUNIDADES

Energía solar fotovoltaica aplicada al agro

La energía solar fotovoltaica es algo que nos sirve a todos: empresas, gobierno y personas comunes, así lo explican a Breves, el ingeniero Carlos Zorzan, gerente de Zorzan Construcciones Eléctricas SA y Walter Tojo, director general MWh Solar.
Se trata de una tecnología que el resto del mundo ya ha adoptado y que vemos aplicada cuando tenemos la oportunidad de viajar.

Existe en la actualidad una oportunidad para ganar competitividad y acceder a mercados más exigentes y/o realizar planificación fiscal. Todas definiciones que aplican perfectamente a las energías renovables y más aun, a la solar fotovoltaica, la forma de generación más modular y accesible de todas.

El gobierno nacional impulsa en el “año de las energías renovables” la masiva incorporación a la matriz de eléctrica de energías limpias.  Y ha encontrado en ellas muchas satisfacciones anunciando inversiones, obteniendo energía extra disponible en el corto plazo y apuntalando el cumplimiento de sus metas de cambio climático.

El sector privado, fundamentalmente el agro, tiene las mismas oportunidades o inclusive más, puesto que no sólo aporta energía sino una formidable herramienta de negocios.

Entrando en detalles, en los últimos años el costo de los paneles solares ha experimentado una formidable baja (debido al incremento de la capacidad de producción instalada) equiparando a la energía eólica y logrando desde este año costos de generación de energía menores que la generación con combustibles fósiles.

Debido a la estructura del mercado eléctrico Argentino las instalaciones para autoconsumo realizadas dentro del predio del consumidor permiten acceder a costos de energía equivalentes a la mitad de la tarifa de red o hasta de un tercio, en función de la magnitud de la potencia instalada. No hay trampa en la definición, son los ahorros derivados de una generación más eficiente en términos de costos y los ahorros derivados del transporte, el costo de la distribuidora y los impuestos que se incluyen en la factura de luz.

Y este envión de competitividad aporta también estabilidad en el suministro eléctrico, certeza de costos futuros y una herramienta de cobertura a los vaivenes de la tarifa de red y el tipo de cambio por un plazo de al menos veinticinco años (garantía de performance de los paneles solares) que en la práctica se extiende unos cuantos años más puesto que hay en el mundo instalaciones de larga data que continúan funcionando.

En la fase de inversión de un negocio, en la dificultosa gestión de comprar insumos a una alícuota de iva mayor a la alícuota de venta o simplemente en un mercado caracterizado por la informalidad las instalaciones para autoconsumo pulverizan la factura de energía y el iva que viene con ellas, posibilitando contener o detener la acumulación de saldos de iva que nunca o muy difícilmente pueden utilizarse en el tiempo.

Pensando en acceder a mercados y clientes más exigentes, el hecho de disminuir el consumo de energía de red o de generación diesel mejora la huella de carbono, eleva el perfil de sustentabilidad de la empresa y provee de una fantástica herramienta de marketing “todo por el mismo precio”.

Y para terminar, puede empezar con una instalación pequeña y crecer modularmente acompañando la necesidad del negocio o simplemente la disponibilidad financiera.  Simple mantenimiento, monitoreo por la web o el teléfono, un sol que está garantizado sale todos los días y bases de datos con la radiación solar aprobadas mundialmente auguran una solución confiable que no trae dolores de cabeza.

En una alianza estratégica entre Construcciones Eléctricas Zorzán (industria local que realizará la puesta en marcha) y MWh Solar(empresa reconocida a nivel nacional por su trabajo de investigación en energías renovables), están avanzando con proyectos concretos para el 2018 en la provincia de Córdoba y San Luis, rompiendo con el paradigma de que no se puede o que es algo inviable de aplicar.

Como siempre los fantasmas están ahí:  hasta que no lo vea andando no lo creo, mira si van a generar energía con eso, que esto es muy caro, que no es para nosotros, que no lo necesito, que prefiero invertir en lo mío y otras tantas definiciones se escuchan cada vez menos.  Parece que la energía renovable lleva una curva de adopción parecida a los productos tecnológicos y ya se ven los primeros que adoptan y defienden fervorosamente. ¿Será que simplemente vieron lo que otros no?

Comentarios