Seguinos:       

Salud
Dr. López Rosetti

“El bienestar es una condición que sale de adentro hacia fuera”

Invitado a la Cena Anual de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el doctor Daniel López Rosetti brindó una charla sobre la naturaleza humana. En ese marco, el especialista en Clínica Médica dialogó con la prensa acerca del estrés, al que definió como “un proceso normal”.

“No hay vida sin estrés. Es inherente a la psicobiología en sí misma. Pero es normal hasta cierto punto, hasta cierta magnitud”, explicó el especialista, para quien el estrés es “normal y hasta indispensable” para dar un examen, para saltar el cordón de la vereda cuando sentimos un bocinazo o para estar a la altura de las circunstancias, por ejemplo. “Para todo eso uno debe tener un nivel de estrés básico y necesario”.

Dado que no existe una manera de medir el estrés cuando llega a su pico máximo, uno se da cuenta ante la manifestación de ciertos síntomas, es decir, “cuando el cuerpo nos indica que algo anda mal”. Según el doctor López Rosetti, estos síntomas son muy diversos y hay tantos como personas que los padecen. “Desde un dolor de cabeza, tensión muscular, contracturas musculares, problemas gástricos, palpitaciones, miedos, ansiedad, alteraciones en la piel, caída del cabello, insomnio, alteraciones en la memoria, cualquiera puede ser un síntoma de estrés.  Cada persona tiene uno o dos síntomas que le son característicos”.

Pero en este sentido, el doctor explica que el síntoma es información. “Diagnosticamos un síntoma como propio del estrés cuando podemos descartar los otros orígenes. Por ejemplo, un dolor de espalda no puede ser sólo síntoma de estrés, puede provenir de contracturas musculares de otro origen, o el paciente puede tener una hernia de disco”.

Sufrimiento psicofísico

Hoy la mayoría de las consultas hospitalarias tienen que ver con el síndrome del estrés. Y este especialista asegura que se puede y se debe gestionar el nivel de estrés, porque además de presentar síntomas el estresado puede desencadenar enfermedades, o empeorar si ya tiene alguna.

“El estrés es una forma de sufrimiento psicofísico. A lo largo del tiempo hemos observado que en una persona con tensión por estrés lo que primero desaparece es la felicidad. La capacidad de disfrute de una persona tiene que ver con estar bien. Y el estresado no está bien. Por eso es importante saber del estrés, hacer un autodiagnóstico y empezar a compensar ese nivel de estrés para vivir bien”, sostiene López Rosetti. “El bienestar es una condición que sale de adentro para fuera. La frontera final para manejar el bienestar está en la filosofía de vida en la cual cada una de las personas aborda sus contingencias cotidianas”, agrega.

Estrés y tecnología

La velocidad con que vivimos a diario determina un aumento de la tendencia al estrés.  “Las nuevas tecnologías y nuevas formas de comunicación, tan veloces, determinan un grado de activación continuo. Si uno vive en virtud de esa presión y rapidez del tiempo que la tecnología puede imprimir, condiciona la situación de estrés”, explica.

Hombres y mujeres

Según explica el médico, tanto hombres como mujeres son emocionales y racionales. Ambos no son ni mejores y ni peores que el otro, sino diferentes y complementarios.  “La mujer es más compleja que el hombre. Tiene muchas más variables psicológicas, emocionales y hormonales. Los hombres somos más simples porque tenemos mecánicas psicobiológicas evolutivas diferentes”. Y en este sentido, agrega que “el hombre gestiona por objetivos, se orienta a la rápida acción en torno a un problema específico. La mujer, en cambio, para llegar a la resolución de un problema tiene mucho más en cuenta cuestiones colaterales del entorno. Ellas gestionan por procedimientos. Son más contemporizadoras”. 

Mujeres perceptivas

El especialista en Clínica Médica sostiene que la mujer es más perceptiva y tiene mayor capacidad de empatía y de comunicación no verbal. “Son más intuitivas, y esa intuición tiene que ver con unas neuronas que ayudan a interpretar los mensajes no verbales. Neuronas que todos tenemos pero que en la mujer hay más cantidad”.

La intuición, la percepción de que algo puede suceder o de que tal persona que veo no me gusta tiene que ver con los mensajes que hemos guardado en la memoria, inconscientemente, de experiencias anteriores.  Cuando nos encontramos en una nueva circunstancia, una nueva situación, nuestro nivel de inconsciente acude a la memoria y recuerda circunstancias parecidas y que me pueden llevar a considerar de manera negativa a ese rostro que estoy viendo. De ese modo, uno empieza a seleccionar de acuerdo a su historia de vida las relaciones con las cuales quiere estar.

El estrés en los niños

Según explica este especialista, los niños tienen más estrés de lo que uno cree. Pero tienen una capacidad de procesamiento que hace que lo manifiesten de otro modo, que para los adultos pasa desapercibido. “Muchas alteraciones de conducta o digestivas en los niños son por estrés. Muchos chicos con dificultades de aprendizaje en realidad tienen una condición de sobrecarga, de disminución de juego, de diversión. Y esto es indispensable”. 

Comentarios