30 de septiembre, 2020
Pandemia
ENTREVISTA

La odisea de los gimnasios en pandemia

Federico Morelli, socio del gimnasio Salud Deportes dialogó con Breves y explicó cómo se tuvieron que reinventar durante estos meses, a través de protocolos y lo que perdieron en cuanto a la cantidad de abonados.

Los gimnasios fueron una de las actividades no habilitadas que más tiempo estuvo sin trabajar ¿verdad?

Principalmente por la inhabilitación del COE que no permitía la actividad deportiva dentro de los establecimientos, lo cual se acató según lo que indicaba el COE central y el COE regional haciendo caso a esta normativa y a los cuidados que se necesitaba tener, fueron más de 100 días sin poder trabajar.

¿Cuáles son los requisitos que les exigieron para habilitarlos?

El trabajo por área, por persona, que son de 5 metros cuadrados con espacios y que cada uno debe tener, turnos de entrenamientos y sesiones determinadas que son de 55 minutos para luego desinfectar y una cierta cantidad de personas estipuladas a los metros cuadrados de cada gimnasio que determina la población que podes manejar por hora.

En el caso de nuestro gimnasio Salud Deportes puede tener habilitación para 18 personas pero hemos reducido a 12 personas por hora.

Además desinfectar el lugar, colchonetas, hacer trabajos sin material de fuerza, es decir, no trabajar con peso ni traslado de material entre alumnos, lo que si tratamos de hacer con los turnos al terminar, es una desinfección completa del espacio, en el cambio de turno las personas esperan afuera del gimnasio y también están anulados los vestuarios, la gente ya viene cambiada de sus casas, entra en calor y se va.

¿El protocolo que aplican es similar al que utilizan en la vuelta a los entrenamientos del fútbol de 1era división para la liga profesional?

Estos cuidados son para todos y para cada uno de nosotros en las acciones cotidianas, es tratar de evitar el virus por estas cuestiones, hicimos una inversión muy grande de sanitizante, es una inversión alta que nos llevó a vender y cambiar maquinas, hacer un lugar más amplio para poder cumplir con los protocolos, nadie sabe lo que se sufrió todo este tiempo…  transformamos el no trabajar en una cuestión positiva para reinventarnos y trabajar tranquilos cuando esté habilitado con mayor normalidad.

Pasaban los meses, los gimnasios se unieron, protestaron y le pidieron por la habilitación al intendente Llamosas, ¿cuál fue la respuesta?

Al principio no estaba habilitado para nadie, tampoco sabían si podía haber transmisión del virus en un establecimiento, después comenzamos a trabajar al aire libre. Después y haciendo hincapié en eso comenzamos a trabajar, pero luego empezó a haber casos positivos en la ciudad y región por lo que implementamos algunas actividades como la calistenia que estaba aprobada, aunque el personal de la policía y el Edecom no estaba asesorado si lo que se hacía estaba bien o mal. Luego terminaron habilitando los gimnasios porque sin duda no lo podían sostener más y no había razón por la cual no tenerlos abiertos, porque ya había abierto todo.

De todos modos, una vez habilitados los gimnasios tuvimos que capacitarnos y hacer una reunión virtual con la gente del COE, para trabajar en lo que deberíamos tener en cuenta para volver abrir, lo cual estamos haciendo, además estar asesorándonos constantemente.

Desde Río Cuarto, no desobedecían lo que pasaba en el COE central, las decisiones no se tomaban acá siempre fueron tomadas a nivel provincial y más cuando se habilitaron los gimnasios, no es que Rio Cuarto tomó una decisión diferente a la provincia, fue de la mano o emparejado a lo que pasaba a nivel provincial.

¿Cómo era el trabajo que hacían con los alumnos antes de la pandemia y el que hacen ahora durante la pandemia?

En un principio se trabajaba vía zoom a través de los entrenamientos virtuales y con una planificación de entrenamiento personalizado enviados para que la gente trabaje en su casa, y cuando habilitaron la actividad al aire libre empezamos a entrenar con un gran porcentaje perdido del 70 por ciento de la población que ha dejado de hacer los pagos de las cuotas por lo  cual nos encontramos durante estos 4 meses en una situación económica muy complicada desde lo impositivo, el alquiler, luz, gas…que siguen llegando.

Fue más lo que se perdió, nos potenciamos en ver el lado positivo, trabajamos sobre el gimnasio y lo reacondicionamos, hicimos una inversión muy grande pero la pérdida en lo personal y la gran cantidad de gente que no sabemos si vamos a recuperar porque no van a querer encerrarse en un lugar, sobre todo si son personas mayores que son de riesgo, que no sabemos si las vamos a recuperar.

Por Eladio Darvich All